japón

9 Cosas que me sorprendieron de Tokio

¡Saludos una semanita más!

Como ya habéis podido comprobar, las vacaciones en Tokio fueron sumamente geniales. Sinceramente, incluso unos meses después, sigo sin tener suficientes palabras para describir lo impresionante que era todo. Tokio está lleno de sorpresas.

Resulta que en el viaje de vuelta entre Budapest y Madrid, tuve tres horas de avión bastante aburridas. Es lo que tiene haber estado viajando con alguien todos los días y que “de repente” tengas que viajar solo.

Así que se me ocurrió hacer una lista de todas aquellas cosas que vi en Japón y que de alguna manera me llamaron mucho la atención.

¡Empezamos!

 

El metro

Es increíble. Vi muchísimos aspectos completamente diferente a nosotros, así que os las enumero poquito a poco.

Lío de líneas

Tokio es una ciudad enorme y, el metro es algo fundamental para mover a los millones de personas que habitan allí.

El único problema para los viajeros es que las líneas son un poco caóticas. Dentro de cada línea de metro, tienen varios trenes en diferentes direcciones. Os diré que a pesar de haber usado el metro todos los días, no llegué a entender muy bien cómo funcionaba exactamente.

 

 

Dos metros dentro de uno

En Tokio hay dos metros y, no todas las líneas de ambos pasan por los mismos sitios. Lo cierto es que está el TOEI de Tokio, y el Metro de Tokio. Los dos son diferentes, las paradas pueden ser diferentes, y los precios por supuesto también son distintos.

Además, también cuentan con la JR (Japan Rail) que dentro de la ciudad hace las funciones similares a los Cercanías en Madrid, o en grandes ciudades.

 

Vagones femeninos

Durante las horas puntas en los días de diario, las aglomeraciones que se producen en el metro son impresionantes. Hasta el punto de que las puertas de los trenes no pueden apenas cerrarse (hablamos de trenes de 15 vagones más o menos).

Este tipo de aglomeraciones han dado lugar a situaciones muy incómodas para las mujeres en una sociedad algo machista. Por ello, existen vagones sólo para mujeres y niños, que son utilizados en hora punta. 

 

Protección de los andenes

Prácticamente todos los andenes del metro están protegidos. 

Esta protección consiste en unas puertas que se abren y cierran automáticamente cuando el tren abre o cierra sus puertas. Así se evita que la gente se aglomere a lo largo del andén y formen una cola en las zonas señaladas en el suelo, que indican dónde se encontrarán las puertas de los vagones del tren.

Y también me supongo que será para evitar que la gente se tire a las vías, ya que Japón es uno de los países con la tasa de suicidio más alta del mundo. 

 

 

Silencio sepulcral

Puede que esta sea una de las cosas que más me sorprendió.

Tokio, una ciudad que nunca para, una metrópolis a la que se le puede llamar la Nueva York Asiática (porque nunca duerme), en el transporte urbano es increíblemente silenciosa.

Cuando se está en el metro, en Europa tendemos a hablar con la gente con la que vamos, hablar por teléfono o escuchar la música del que tenemos sentado a nuestro lado porque la lleva a todo volumen.

Y es que en Tokio, nadie va hablando por el móvil en el metro. Sólo se dedican a mandar mensajes (o a dormir) y ya está. Nadie habla y nadie va con la música a todo volumen.

Sinceramente, impone.

Y añadiré que parte de la gente, por no decir una gran mayoría, va jugando a Pokemon GO.

 

Aglomeraciones: las puertas no cierran

Hora punta de salir de trabajar. Todo el mundo va al metro para volver a casa lo antes posible, y se ve que los vagones de los trenes se llenan.

Pero es que la gente sigue entrando, empujando y empujando para poder entrar, hasta el punto de que hay guardias de seguridad cada X puertas, que se encargan de empujar un poco a la gente para que las puertas del metro se cierren.

Y una vez que todas pueden cerrar, levantan la mano, dando a entender que el maquinista puede cerrarlas y seguir el trayecto. 

Aún así, es sumamente agobiante esa situación. Lo vi desde fuera y ¡era estresante sólo de verlo!

 

Calles limpias, ciudad impoluta

Es sorprendente que en una ciudad con tantísima población, no haya ni un papel en el suelo de las calles.

De esto nos dimos cuenta el primer día que estuvimos en Tokio. De hecho, hasta en el metro se ve que está todo increiblemente limpio. Nadie tiraba basura por ningún sitio, ni se les caía comida o líquidos (porque no llevaban) ni tiraban los chicles al suelo.

Las pintadas en las calles o vagones de metro tampoco eran algo normal, y os diré que nunca vimos contenedores o papeleras

Y también os diré que no había ninguna aportación orgánica de mascotas por las calles. OJO AL DATO.

 

“Uniforme” de trabajo

Es muy chocante ver como a todas horas hay gente que va y viene de trabajar. Y lo cierto es que parece que los tokiotas tienen un uniforme general de trabajo de oficina: TODOS van en camisa/blusa blanca y pantalones/falda de color negro, además de un maletín/bolso negro. 

Ni una excepción, es que ni una, todos los trabajadores de oficina iban vestidos de esa manera. Llama muchísimo la atención, porque en Europa los trabajadores van vestidos de diferentes maneras y estilos.

 

Móvil pegado a la mano

La gran mayoría de los habitantes de Tokio están conectados a la tecnología de forma permanente. De hecho, en el metro es muy raro ver gente que no vaya mirando el móvil o jugando con él, pero es que hasta por la calle, van andando y siempre mirando el móvil (y en parte es para cazar Pokemons).

Os sonará similar a lo que se puede ver en cualquier metro o calle de España y de Europa, pero de verdad, es que allí es muy distinto y extremadamente excesivo.

 

Mascarillas

Mucho se habla de que los asiáticos usan mascarillas, y de hecho se pueden encontrar en cualquier supermercado. Tendemos a pensar que las usan por la contaminación o alergias o similares, pero no es así.

Los tokiotas tienen una costumbre (que tiene mucho sentido, desde mi punto de vista) y es que cuando se ponen enfermos, catarros o resfriados, se compran las mascarillas y las usan PARA NO CONTAGIAR a los demás.

Francamente, es algo que se debería fomentar en otros países.

 

Reverencias

El saludo por excelencia. Todos los sitios a los que íbamos, hacían reverencia para saludar y nosotros al final, volvimos a nuestras casas haciendo lo mismo 😀

Ojo, hablo en aspectos formales, véase ir a un Jardín y pagar la entrada, ir al supermercado o situaciones similares. Pero la verdad es que era algo bastante curioso de ver, aunque se nos haya enseñado toda la vida que en Asia saludan así, sigue llamando la atención.

De hecho, os contaré que con respecto a este tipo de saludo, que requiere el mínimo contacto posible con los demás, también hacen una cosa muy peculiar. Cuando se va a pagar en una tienda o supermercado, se deja el dinero en una bandejita que tienen al lado de la caja, para que el dependiente no toque el dinero mientras lo entrega el cliente. En el caso de tener que dar dinero de vuelta, vuelven a hacer lo mismo, lo dejan en la bandejita para que el cliente lo coja. Y esto lo hacen en TODOS LOS LOCALES.

 

Máquinas expendedoras… de té

En España encontramos principalmente máquinas donde se venden sandwiches, cafés, botellas de agua y refrescos azucarados. Pero en Japón lo que más se puede encontrar son botellas de té, todo tipo de té, y con un sabor más natural, porque está amargo. No llevan nada de azúcar.

 

Tokio: Ciudad preparada para ciegos

Es interesante, porque una de los aspectos que más me llamaron la atención fue que, a pesar de que es una ciudad enorme, donde el transporte urbano es IMPRESCINDIBLE, está preparada para gente con una minusvalía visual. 

Todas las calles tienen un carril para ciegos. En los andenes del metro tienen altavoces con el sonido de pájaros piando, como guía para acceder a ascensores y escaleras. Y como no hay tanto ruido dentro del metro, se oye perfectamente.

 

Aparcamientos subterráneos para bicis

Existen, y no teníamos ni idea. Al igual que los famosos aparcamientos subterráneos robotizados para coches, es lo mismo e igual de llamativo.

 

 

¡Y esto ha sido todo por esta semanita! Sé que es un post un poco más largo que los demás, y que apenas tiene fotos, por lo que se puede hacer un poco más pesado de leer ¡Pero espero que os haya gustado!

 

¡Hasta la semana que viene! 

¡Arigató!

 

 

4 Comentarios

  • Tamara

    Buenas, me encantó tu post. Me recordó a hace un par de años cuando fui y ya estoy deseando regresar. Algo que también me llamó la atención cuando fui es el orden en las escaleras mecánicas, y en las colas en general, es impresionante como algo tan sencillo para evitar situaciones caóticas en otros países no lo hacemos. Saludos.

    • raquelsotop

      Muchas gracias por tu comentario! 😀
      Estoy completamente de acuerdo contigo 🙂 Hay muchísimo orden, y y es lo que hace posible que una ciudad tan grande, con tanta gente, funcione tan bien 😀

      un saludo 😀

    • raquelsotop

      ¡Buenas tardes! 😀
      Pues te va a encantar! Japón, y más bien Tokio (que es lo que conozco) es increíble, tiene muchísimas cosas que ver! De hecho, me encantaría volver 😀

      ¡Que tengas muy buen viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: