portugal

Preparativos y el viaje: Días 0 y 1

¡Aquí estamos otra vez!

Hoy os traigo el comienzo de la ruta en coche que hice le verano pasado con mi familia por Portugal. Y lo cierto es que incluso estando muy cerca de León, tuvimos que llevar todo bien organizado. Más que nada porque éramos cinco en el coche y el maletero tiene un tope, incluso en verano. ¡Aquí están los preparativos del road trip!

 

DÍA 0: PREPARATIVOS

Organizando ideas

Teníamos menos tiempo del que habíamos previsto en un principio, así que tuvimos que ser bastante cuidadosos a la hora de elegir cuáles serían las ciudades que fuésemos a visitar durante el viaje.

La verdad es que Portugal tiene una gran cantidad de ciudades y pueblecitos que merecen la pena ver, pero puestos a elegir, teníamos muy claro que no podíamos ir a Portugal y no visitar Lisboa y Sintra.

Así que partiendo de esos destinos, tuvimos que decidir los demás en función de los dos primeros, y finalmente nos decantamos por Figueira Da Foz y Batalha, a mayores.

 

Transporte y equipaje: Espacio limitado

Como ya os comentaba en el post anterior, fuimos en coche, y éramos concretamente cinco personas. Así que no había manera de ir más, y con un equipaje limitado por el espacio del maletero.

En cuanto al equipaje en sí, decidimos que sólo podíamos llevar una maleta de cabina (con las medidas 55x45x25) por persona, porque de no ser así, lo de todos no entraba en el coche. Y aunque íbamos a ir a la playa, tuvimos que ingeniárnoslas para que todo lo que queríamos llevar y fuésemos a necesitar, entrase en una maleta pequeña.

¿La ventaja? Íbamos a alojarnos en hoteles, así que no teníamos que preocuparnos por llevar gel y champú (a diferencia de algunos pisos de Airbnb que no tienen estos productos), que aunque no lo parece, ahorramos algo de espacio en la maleta. Además, tampoco íbamos a coger ningún avión así que teníamos total libertad de peso en el equipaje, y poder llevar cremas de sol y desodorantes en botes y spray de tamaño estándar.

 

Haciendo la maleta

Ya os comenté hará cerca de un año, cómo preparar una maleta de cabina para una ruta en coche y vuelos en avión, durante diez días, incluido todo lo necesario para la playa (aquí podéis acceder a dicho post). Y esta vez no fue muy diferente.

Portugal en verano es increíble, pero sí que es verdad que se nota el hecho de que muchas de las ciudades que visitamos, estaban cerca de la costa. Por lo que el calor, el sol y la humedad estaban muy presentes en el día a día. También anduvimos mucho, por lo que el calzado cómodo y fresquito al mismo tiempo. 

Esto es lo que fue dentro de la maleta:

  • 4 pantalones cortos (3 de ellos de tejido ligero y el otro vaquero).
  • 6 camisetas (fresquitas y nada ajustadas)
  • Un pantalón largo, una chaqueta y un pañuelo.
  • Ropa interior.
  • Toalla de playa y 2 bikinis.
  • Calzado cómodo: deportivas, sandalias, chanclas de playa y espadrilles.
  • Peine, y cepillo y pasta de dientes.
  • Saco para llevar la cámara, cartera y funda de las gafas.
  • Neceser: kit para lentillas, crema hidratante, aftersun, crema para el sol factor 50, desodorante y colonia.

 

Alojamiento

En lo referente al alojamiento, os diré que no fui yo la que lo contrató, así que fue un  tanto diferente a lo que suelo escribiros por aquí.

En todos los días del viaje nos alojamos en hoteles, independientemente de las ciudades, más que nada por la comodidad. Siendo cinco personas, a partir de una edad es la mejor opción.

Según os vaya contando acerca de las ciudades que visitamos, también os hablaré del alojamiento, de cada hotel en el que estuvimos, y un link directo a Booking para que podáis ver los precios.

De todas formas, no dudéis en buscar alojamientos un poco más baratos en Hostelworld y Aribnb, que siempre se encuentra algo y hay apartamentos y habitaciones para todos los gustos.

 

DÍA 1: EL VIAJE

Salida: León – Sintra

Salimos a las 10:00 desde León, con todo el maletero ya ordenado con las cinco maletas y pusimos en camino dirección Portugal. Concretando un poco más… ¡Primera parada: Sintra!

A las 3 horas hicimos una parada en Salamanca para descansar y tomar algo fresquito, que tantas horas en coche, en verano, aunque haya aire acondicionado, cansan a cualquiera.

A eso de las 13:00 llegamos a la frontera con Portugal y entonces, se nos complicó un poquito la cosa. Resulta que tras pasar la frontera, nos colocamos en el carril equivocado, ya que queríamos una tarjetita específica para los peajes portugueses. Así que tuvimos que dar la vuelta y volver a pasar, pero por el carril correcto y ya nos pusimos a buscar un área de servicio para comer. Entre unas cosas y otras, al final se nos pasó el tiempo volando y cuando nos quisimos dar cuenta era tardísismo.

Dónde comimos: Área de servicio, 5 menús del día por 60€ todos (un plato principal y bebida). Muy caro y calidad muy baja, pero a esas horas, era lo que había. 

Después de comer, estuvimos otras 3 horas en el coche y después volvimos a hacer una parada de descanso. Sería la última porque nos quedaba poco más de una hora para llegar a Sintra.

 

Duración del viaje

En total, esta fue la duración del viaje:

  • León – Salamanca (descanso): 3 horas en coche.
  • Salamanca (descanso) – Frontera de Portugal: 1 hora más o menos.
  • Frontera de Portugal – Parada a comer: 1 hora aproximadamente.
  • Parada a comer – Segundo descanso: 3 horas más.
  • Segundo descanso – Sintra: 1 hora ¡Por fin llegamos!

 

Llegada a Sintra 

Llegamos a media tarde. Y la verdad es que la primera impresión de Sintra fue muy buena, a pesar de todas las calles inclinadas que había y el gran problema de aparcar el coche. 

Por suerte, encontramos un parking justo al lado del hotel (aunque no pertenecía a éste) y ¡pudimos aparcar el coche!

Nos alojamos en el Hotel Tivoli, en pleno centro de la ciudad. Podéis saber más en su web, y consultar precios y disponibilidad en Booking. En el próximo post os cuento un poquito más del hotel.

Dejamos las maletas en las respectivas habitaciones, y ¡nos fuimos a conocer Sintra!

 

Primeras impresiones y cena 

Durante las últimas horas de luz del día, estuvimos paseando por Sintra y disfrutando de las vistas, y de las curiosas casas y mansiones que había por la zona. De hecho, descubrimos un mirador desde el que se veía la parte baja de la ciudad, las montañas e incluso el Castelo da Pena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando oscureció, fuimos a cenar en uno de los restaurantes de la zona, y decidimos sentarnos en uno que estaba justo al lado de un magnolio centenario. El restaurante se llama Kasbah y os recomiendo que probéis el bacalao, está riquísimo (independientemente de que sea uno de los platos estrella del país). Probé el salmón y estaba muy bueno, pero no tanto como el bacalao.

 

 

Y para rematar el día, un buen postre en una de las terrazas de la Praça República, concretamente en el Restaurante Café París (aquí tenéis sus referencias en TripAdvidor). Cualquier postre merece la pena, tanto por la cantidad como por la calidad. El precio es un medio alto considerando que está en pleno centro histórico de Sintra.

 

 

 

Y con esos dulces tan apetecibles, me despido de vosotros hasta la semana que viene. Aunque sean las vacaciones de Semana Santa, seguiré con la ruta del viaje por Portugal.  Y si queréis ver más fotos del viaje, recordad que en Instagram ¡están con el hashtag  #roadtripportugal16 !

 

¡Feliz viernes primaveral!

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: